LA VIDA ES UNA PELICULA

En un canal de televisión por cable se reseñaban muchas historias policiales, que han sucedido a lo largo de las últimas décadas en los Estados Unidos. Y aunque en cada país de los diferentes continentes se tienen sus propias versiones originales, se me vino a la idea aquello que alguien dijo que la vida era un teatro. Y de mi propia cosecha, añadiría en honor a la verdad que la vida es una película.

Para ello, vale la pena demostrar con lujo de detalles, un caso de la vida real, con el diferente celuloide que la gran mayoría hemos visto en cartelera.

En Internet, desde hace tiempo pulula una información referente a un prófugo de la justicia de un país centroamericano. El actor principal de este drama es el señor Gerardo Calero Miranda, quien en su defensa, han aparecido varios sitios web, que cuentan alguno de los pormenores que rodean la condena que se le hiciera por el delito de abuso sexual contra una joven de catorce años de edad para el año 2005. Ella es nuestra siguiente protagonista: María Laura Sotela Blanco, hoy en día de 24 años de edad.

En la “Lista de Schlinder”, película de Steven Spielberg, en cuyo reparto se encuentra Liam Nielsen, en el papel del alemán Oscar Schlinder, hay una escena en que es llevado por la Gestapo de la Alemania Nazi, a las cárceles. Y en la celda, otro prisionero, militar de cierto rango, le hace una pregunta:

“¿Y por qué estás aquí?” Y Oscar Schlinder, contesta con una risa irónica: “Por un beso”

En la época de Hitler, besar a una judía era tan criminal como asesinar a alguien, y Schlinder, en agradecimiento de que sus obreros le obsequiaron un queque, delante de sus invitados alemanes, le da un beso en la mejilla a la menor de las judías. En el caso del señor Gerardo Calero Miranda, conforme la acusación de la fiscalía, fue que él besará a María Laura Sotela Blanco. Ella dice que fue en contra de su voluntad, pero no hay prueba de ello. Lo único que ella confiesa es que “él le robó un beso” – según un compañero de María Laura. ¿Cómo se puede robar un beso?

Lau Sotela

Se demostró en juicio, por la propia palabra de María Laura, que el señor Gerardo Calero Miranda, no ejerció violencia, amenaza o coacción. Y que ella para evitar que éste la besara, solo apretó los labios, para evitar que metiera la lengua. Todos estos conceptos de un “beso con lengua” en la época moderna del 2002, en que acaecieron los hechos, con el bombardeo de películas, series de televisión, revistas e internet, no era algo que sorprendiera la percepción de María Laura, en relación a un beso. De hecho, un testigo, compañero de ella, confesó que María Laura, estaba enamorada de un compañero y los había encontrado besándose, o al menos así lo expresó, según el expediente judicial. Que el Mini taller de teatro en que ocurrieron estos hechos, las chicas de edades entre 14 a 18 años de edad, se comportaban como cualquier chica normal curiosa por el sexo. Y María Laura, no era alguien con deficiencia mental ni problemas psicológicos, según las pruebas periciales que se le realizaron a ella y sus compañeras. Aunque mostraba rebeldía en contra de su progenitora.

El Tribunal que condenó al señor Gerardo Calero Miranda, con solo lo declarado por la joven María Laura Sotela, dio por sentado que aquel deseaba satisfacer sus deseos sexuales. ¿Cuáles? ¿No es que todo transcurre dentro de una atmosfera artística de aprendizaje?

La trama en resumen es la siguiente:

a. El señor Gerardo Calero Miranda, inicia curso de actuación en el año 2001. El mismo tiene duración de dos años. Así, que a inicios del 2002, están comenzando el último año, para obtener certificado de aprovechamiento en el Taller Nacional de Teatro.

b. Durante ese año, 2001, el señor Gerardo Calero Miranda, tiene una edad de 32 años aproximadamente, y ninguno de sus maestros detectan algún comportamiento reprochable, a pesar que durante todo ese tiempo, cada uno de los profesores llevan a cabo dinámicas, actividades, clases teóricas, etc., y de las propuestas que cada alumno debe realizar como parte del currículo académico, el señor Gerardo Calero Miranda, no presenta ningún trabajo de corte sexual.

c. En el año 2002, luego de pasar por varias pruebas y exámenes sicológicos, etc., el Poder Judicial, contrata al señor Gerardo Calero Miranda, como Juez. ¿Alguno de los exámenes de los sicólogos y trabajadores sociales detectó problemas de personalidad en él? Aparentemente no, porque se mantuvo en su cargo hasta el año 2006.

d. A principios del mes de Enero del 2002, la profesora Liam Fonseca, encargada del curso que lleva a sus estudiantes a impartir mini talleres de teatro en diferentes organizaciones, es quién designa al señor Gerardo Calero Miranda, al Colegio de Barva de Heredia, donde estudiaba María Laura. Entonces, no fue el señor Calero Miranda, quien solicitó encarecidamente realizar su práctica en esa institución colegial, ni tampoco con jóvenes de la misma.

e. En coordinación con instituciones de prevención al delito, se le instruye al señor Gerardo Calero Miranda, que los temas que deben insertarse en los mini talleres, deben tener por temática, la drogadicción, violencia intrafamiliar, homosexualismo en cuanto a discriminación, etc. Es decir, ni el propio señor Gerardo Calero Miranda, tenía libertad para agendar los temas que podría haber desarrollado con los adolescentes.

f. A principios del mes de Febrero del 2002, es presentado ante un grupo de jóvenes, por parte de un profesor del Colegio de Barva, quien a su vez es el enlace de la Unidad Preventiva del Delito. Y desde un inicio se deje en claro que el señor Gerardo Calero Miranda, es estudiante del Taller Nacional de Teatro, quien impartirá en conjunto con la colaboración del Colegio de Barva, aunque se trata de un curso extra curricular, el mini taller de teatro.
Luego de este resumen, la película se desenvuelve con muchas nebulosas, y que los jueces que condenaron a Gerardo Calero Miranda, no tomaron en consideración al momento de analizar el escenario en que se concentra la trama.

1. El Tribunal no explica como de la noche a la mañana, un ser humano, puede cambiar de un ciudadano modelo sin record criminal alguno, a un abusador de una joven de 14 años de edad.

2. El Tribunal no justifica como luego de Cinco meses, de estar el señor Gerardo Calero Miranda, impartiendo el curso, cada domingo de cada semana, sin existir preferencia previa con María Laura Sotela, ella es la única joven con la que él, según la sentencia, dirige sus actos para satisfacer sus deseos sexuales.

3. El Tribunal acepta, que cada hombre y mujer, que realizó un casting para la siguiente obra, en que los temas seguían siendo alrededor de la violencia intrafamiliar, habían decidido voluntariamente desvestirse. Sin embargo, le otorgan solo verdad a lo que los jóvenes declaran pero no a la versión del señor Gerardo Calero Miranda. ¿Desde cuándo priva lo que declara un joven sobre un ciudadano, profesional y Juez?

EL FUGITIVO

Luego de que el recurso de casación no prospera para reivindicar su nombre, según las autoridades policiales, el señor Gerardo Calero Miranda, sale por Panamá, evitando ir a prisión y se le ubica en otro país centroamericano. Aún sin embargo, varios recurso de revisiones se plantean en la Sala Penal, dos de las cuales son rechazadas, sin mayor observación y con criterios muy técnicos, que dejan entrever ninguna voluntad política en hacer justicia sino mantener la incólume la actuación del Tribunal condenatorio.

En la película “El fugitivo” protagonizada por Harrison Ford, el Dr. Richard Kimble, también fue condenado por un crimen horrendo, y por vicisitudes del destino, escapa de ser trasladado a una prisión. En ambos casos, aluden ser inocente del delito no solo del que les fue acusado sino del cual han sido condenados.

El Marshall Sam Gerard, interpretado por Tommy Lee Jones, está tras las pistas de Richard Kimble. En el caso del señor Gerardo Calero, el Tribunal condenatorio, gira las ordenes de captura contra él. La diferencia en ambas situaciones, es que el Marshall, al ver tanta insistencia del médico, inicia las pesquisas en averiguar la verdad de lo ocurrido en el asesinato por el cual fue condenado. Mientras, ni el Tribunal condenatorio, ni la Sala Penal, le interesa asentar la verdad de lo sucedido en el caso del señor Gerardo Calero Miranda, y solo desea verlo encerrado cumpliendo la condena.

JOVENES Y ACTUACION

El Tribunal condenatorio, estableció como agravante, que el señor Gerardo Calero Miranda, era “profesor” de los jóvenes, muy a pesar que en realidad, los resultados del mini taller en nada interferían con el rendimiento escolar de los participantes. Es decir, perder o ganar el mini taller no afectaba en nada la calificación académica. Por lo que no existía autoridad alguna para que los jóvenes tuvieran que ceder a cualquier acto deshonesto del señor Gerardo Calero Miranda.

Otro tema, lo era que los Jueces, sin preparación alguna en teatro, o lo relacionado al mundo del espectáculo, se dejaran guiar por la ex profesora Liam Fonseca, quien desde un inicio se mostró renuente a decir verdad y más bien defendía los intereses del Taller Nacional de Teatro, que en última instancia debían responder civilmente a los padres de familia de los jóvenes, ya que fue esa institución que designó al señor Gerardo Calero Miranda, al Colegio de Barva. Pero, el convenio extra judicial – que debió existir – fue ayudar a condenar al señor Gerardo Calero Miranda, para evitar verse involucrado en el caso penal.

Los jueces penales, deciden establecer que los jóvenes luego de cinco meses, no están preparados para realizar actos con contenido sexual, demostrando desconocimiento o ignorancia al respecto.

Son innumerables los comerciales o spot televisivos en que infantes menores de 7 años de edad, aparecen bañándose desnudos o besándose tiernamente labio con labio. Y todos somos testigos públicos de ellos, y no se podrían decir que esos actores estén maduros o listos para comprender el alcance de los actos que sus padres o los productores les asignan en esos roles.

¿Qué es la sexualidad? ¿A qué se refieren los jueces, o la misma Liam Fonseca?

A los 13 años, Jodie Foster, en los años 70, mucho antes del nacimiento de María Laura, y un año menor que ella, cuando ocurrieron los hechos en el 2002, fue la protagonista en “Taxi Driver”, de Martin Scorsee, donde Foster, personificaba a una prostituta adolescente.

Lo mismo ocurrió con Brooke Shield, a los 14 años, en la película “Pretty Baby, o la más dramática, interpretada por Linda Blair, en “Nacida Inocente”, a sus 15 años, donde es salvajemente violada por varias reclusas del internado al que ella fue recluida.

En cada una de estas películas, no solo están involucrados los padres de familia, sino una batería de cientos de personas filmando cada escena, sin olvidar aquella grafica, en que la misma Linda Blair, más joven aún, años atrás en el “Exorcista”, violentamente se introduce un crucifijo en la vagina.

Todas ellas tuvieron profesores de actuación. ¿Cuál es la diferencia? Que en estos casos las jóvenes actrices estaban bien preparadas para esos roles, por ser cine norteamericano, y en el caso del señor Gerardo Calero Miranda, el Tribunal, se niega a considerar que los jóvenes por sí mismo puedan expresar su propia sexualidad durante las puestas en escenas, sin dirección alguna, en un país tercermundista.

VENGANZA

En la película interpretada por Wynona Ryder, titula “The Crucible” (1996) es una joven enamorada de un hombre casado, y ante la renuencia de éste para corresponder al amor de aquella, en plena época de la Santa Inquisición, “ “ denuncia que tanto el hombre como su esposa son sirvientes del demonio y obliga que el Tribunal de la Santa Inquisición les condené a muerte, sin medir las consecuencias de sus actos.

El señor Gerardo Calero Miranda, declaró que todo obedecía a una venganza de María Sotela Blanco, porque ésta fue sustituida en el protagónico de una obra, al no presentarse el Domingo siguiente a que el grupo se había comprometido a llevar a cabo una filmación en las instalaciones de una Universidad cercana. Esa ausencia implicaba que María Laura, perdía el papel estelar de la obra “Claro de Luna”, a pesar de sus ruegos y de la intercesión de una de sus amigas para que no filmaran ese domingo en que María Laura, saldría con sus padres a un club campestre, y se trasladara para el fin de semana siguiente.

La disciplina mostrada durante los largos cinco meses por parte del señor Gerardo Calero Miranda, obligó a continuar con la agenda de trabajo, y quitarle a María Laura, el papel estelar, pero no expulsarla de la obra. Coincidentemente, tres días después, María Laura, y una de sus amigas – la misma que intercedió por ella – se presentan a la orientadora del Colegio, a “informar” actos irregulares del encargado del Mini Taller hacia ellas. Tres días después, sin pensar en la consecuencia de sus actos, los padres y la misma profesora Liam Fonseca, deciden acusar penalmente al señor Gerardo Calero Miranda, por abusos deshonestos contra las jóvenes.

¿Cuáles fueron esas consecuencias?

Como en muchas películas, cuando una joven denuncia falsamente a un adulto, por actos abusivos, el reproche social no se hace esperar. Desde perder el trabajo, hasta su hogar y la custodia de sus hijos. Así como el estigma de ser un abusador de jóvenes. No sin antes considerar, la pérdida de su libertad.

CONSIDERACIONES FINALES

Se viene a mi memoria, la famosa película “Acoso Sexual” en que Demi Moore, aprovechando de su cargo de jerarquía, seduce a su subalterno, interpretado por Michael Douglas.

El estereotipo – difícil de superar a veces – considera al hombre como el “cazador”, por lo que cuando Demi Moore, denuncia a Michael Douglas, de acosó, éste se ve involucrado en una investigación que puede costarle su trabajo y su matrimonio.

¿Cuántas películas en que señoritas, acusan a hombres casados de haberlas violado o abusado de ella? Muchas.

La suerte de estas películas, es que siempre hay un final feliz, donde porque hubo un testigo, o prueba visual por cámara, o fue grabado el audio, o porque la mentirosa, en un giro de la trama, recobra la cordura, y develan que todo fue parte de una trampa o un invento. Lo cierto que la pena y los daños ocasionados al hombre y a su familia, son irreparables. Muchas veces, porque han cumplido la condena en prisión, o porque lo han perdido todo.

En el caso del señor Gerardo Calero Miranda, la película aún está proyectándose, y más temprano que tarde, llegará a un feliz final. Por el momento está inconclusa, porque en algún lugar de este planeta, hay alguien que creerá en él y le ayudará en su dura lucha de recuperar parte de su vida, al menos la tranquilidad, dejando en claro que la verdad aún subyace y no ha sido conocida. ¿Quién o quiénes están detrás de todo lo ocurrido en su caso?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: