WINONA RYDER, LA ESTRELLA.

La Estrella

Atrás quedaron aquellos espantos, culebras y fantasmas en la vida de esta artista norteamericana, que se dio a conocer en el papel protagónico de Beetlejuice, con Michael Keaton, y hoy en día logramos observarla en una de sus últimas apariciones, en el Cisne Negro, con Nataly Portman, que viendo muy bien a las dos divas del cine, bien podría decirse que a Winona ryder, no la ido tan bien como se esperaba en una carrera tan prometedora y meteórica iniciada desde su adolescencia.

¿Será que en realidad Hollywood, no perdona?

En la época dorada del cine, poco se conocía de las andanzas y travesuras de muchas de las grandes estrellas del firmamento que tienen su nombre inscrito en las páginas de la historia del cine, e impregnada sus huellas en cemento en la avenida de la fama.  Se decía que Charlotte, conocido como Carlitos o Charles Chaplin, era aficionado en salir con actrices o chicas menores de edad, y cuando decimos menores de edad, ni siquiera nos referimos a 17 años. Muchos actores pasaban serios problemas financieros, juergas nocturnas, drogadicción, sin que llegaran a los medios. ¿Por qué?    Eran otras épocas en que el dinero fluía a borbollones en las diferentes productoras y estudios cinematográficos, que protegían a sus contratados.

Es hasta después de décadas posteriores que han salido a la luz, muchas de las rabietas de esas estrellas, que destrozaban todo lo que encontraban en restaurantes, hoteles o lugares públicos, así como homosexualidad, o acostarse con prostitutas, sin que llegue a oídos de sus fanáticos.  Claro, ya muchas de estas personas, ya no estaban vivas cuando las noticias aparecieron en los tabloides. Hoy en día, eso es casi imposible de que se repita, con tantos sitios en Internet, y agrupaciones que se dedican a “perseguir” a los faranduleros, para llevar el último chisme a los lectores o radioescuchas, sin dejar al margen aún el medio más importante: la televisión.

Pesadilla

Winona ryder, quien muchos podrían pensar era una chica que lo tenía todo. Un buen ascenso en la gran pantalla. Un novio atractivo y famoso como Johnny Deep, y sobre todo dinero, era difícil considerar que sería víctima de su propia fama.  Ante el menor destello de imperfección y error, los paparazzis le cayeron como bola de nieve en bajada.  ¿Qué hizo?  Por necesidad, travesura, curiosidad o amor al riesgo, visitando una tienda, sustrajo unos bienes, que bien podía pagar con su tarjeta de crédito oro. 

A diferencia de los simples mortales, un asunto como éste se llevo hasta las últimas consecuencias en los medios de comunicación masivo dentro y fuera de los Estados Unidos. ¿Es noticia que los demás confirmemos que las estrellas también son seres humanos?  El morbo de los medios para explotar la vida privada de una artista, al inicio se fundamenta en el derecho del público a conocer lo qué ocurre con ellos. ¿Será cierto? Pues a algunos no nos preguntaron si realmente ese es un derecho.

Luego, los medios se escudan en su derecho a la libertad de información y prensa. Hasta donde se tiene entendido, todo derecho termina donde empieza el derecho de los demás.

 

¿Qué tanto interesa al público la vida privada de las estrellas?

Realmente aquí no hay debate alguno que hacer, pues quien diga que todos tenemos el derecho de conocer qué hacen las estrellas cuando no están trabajando en alguna filmación, es simplemente morbo o curiosidad. Pero desde ningún tipo de vista, lo que hagan no tiene ningún carácter periodístico ni noticioso, salvo que ellos deseen expresar voluntariamente algo hacia el público.

   ¿Qué hacen diferente a los artistas del resto de la humanidad? ¿Qué acaso lo que haga un tractorista o el recolector de basura no es digno de informar al resto del mundo?

 

Seamos francos y honestos, la vida privada de un simple mortal no vende periódicos, ni tampoco permite mayor audiencia en la radio o la televisión.  Son las noticias mordaces y candentes lo que levantan el rating de audiencia o permite se agoten las ediciones de revistas y diarios.

La Constitución estadounidense, defiende ambos derechos. De informar y la privacidad. ¿Qué hará la Corte Suprema de Justicia estadounidense entonces?

 

    Es normal, que el artista solicité respeto a los medios de comunicación cuando ocurre una desgracia familiar, y alguno de ellos, por dignidad acceden pero otros no.   En cambio, cuando aparecen fotografías comprometedoras,  donde la persona aparece desnuda o teniendo sexo con un prometido, pareja o compañero/a, no hay medida alguna que restrinja que empresas inescrupulosas las compren, para publicarlas, aunque sea por unos días, mientras luego llega la orden judicial que ordene se eliminen de la red social.  ¿Para qué? Todos habrán aprovechado para descargar los videos o capturar las exposiciones de las imágenes.

Realmente no interesa, si fue una forma de promocionarse por parte del artista, o involuntariamente llegaron a poder de terceros, lo cierto es que deben existir medidas que lo eviten mucho antes de que se publiquen, como sería una ley que multe la sola adquisición sin consentimiento del titular.  Y es importante diferenciar, titular de otros de buena fe, porque normalmente los videos o fotografías aparecen otros sujetos, y entonces éste o éstos, dan el consentimiento para que sean publicadas, pues ganarían sus 15 minutos de fama. Pero lo cierto que cuando existe un grupo de personas en las imágenes, se requiere la autorización de todas para que sean publicadas, y esa debería ser la medida extrema para evitar estas atrocidades y atropellos a la vida privada de las personas.

Winona ryder, trata de recuperar su carrera a toda costa, a pesar que el tiempo es cruel, y las noticias negativas son un obstáculo para que sea considerada en papeles protagónicos, como lo fueron con Edward Manos de Tijeras, Dracula o Mujercitas.  El rostro inocente que reflejaba en cada una de sus actuaciones, la han llevado en el ocaso de su carrera, a aceptar papeles en películas que anteriormente no hubiera elegido, tal es el caso de La herencia de Deed, con Adam Sandler, uno de sus más allegados en el circulo de amistad.

Dracula

Y es aquí realmente donde se sabe cuando existen los verdaderos amigos. En prisión, en el hospital o en la desgracia financiera, se conocen a los verdaderos amigos. Muchos afirman que para una mujer en Hollywood, es más fácil mantenerse en la meca del cine, que a los varones, que llegan a una edad promedio en que nadie le busca.  Todo esto es realmente falso. Se trata de una situación sui generis.  Por ejemplo, mientras una Greta Garbo, se esconde en el anonimato, una Meryl Streep, continua bailando y saltando como Mamma Mia, o la Dama de Hierro. En cambio, se ha desvanecido un Daniel Racliff o un Tobby Mcguire, y seguimos observando a un Anthony Hopkins, en su último papel del Exorcista.

En la vida se requiere padrinos que permitan que la carrera de un artista continúe navegando por el río de la creación y el histrionismo. De ello se trata, en la vida, hacer bien las cosas, no dañar a nadie y rectificar los errores. Sin embargo, aún persisten en un sistema comercial como el actual, en que las grandes productoras no desean perder dinero por una mala fama de alguna estrella caída del cielo en desgracia, como ha sido el caso tan sonado de Charlie Sheen.

Manos de Tijeras

Me gustaría hacer notar que ahora el público no es tan ingenuo como antes, y por ello, las cosas han cambiado.  Me detengo sobre el caso de Charlie Sheen, quien dio vida a Charlie Harper, en la serie Two and Half Man, y que su salida “caprichosa”, pronosticaba el final de este actor, y la continuidad de la serie. Sin embargo, escribí en Twitter, a su productor, en la época gris, que la decisión de rescindir el contrato del señor Sheen, era el peor error para la serie, y aún cuando se continuó con ello, la decisión de llevar a un actor como Ashton Kutcher, era la segunda peor decisión, y les sugerí al menos, mantener a un actor de la misma altura de Charlie Sheen, como lo era Robert Downey Jr.

  ¿Escucharan a los que nos gusta el sétimo arte, o todo lo que rodea la actuación, sea cine o televisión, o teatro?  Claro que no.  Ahora, ante el eminente fracaso de la serie de televisión, pues para nadie es un secreto que los números han bajado, y su final se vislumbra pronto; por ello su productor Chuck Lowrie, busca darle RCP, a la serie, doblando su orgullo, y permitiendo que Charlie Sheen, haga una relámpaga aparición en una de los capítulos ¿Tarde? Solo el tiempo lo dirá.

   No pretendo reemplazar la decisión de la señorita Wynona Ryder, si desea continuar con su carrera, o actualmente ya no desea intentarlo con la misma pasión que al inicio, eso es simplemente una disposición personal que deberá dilucidar ella misma, llegado el momento. Lo que se busca con este artículo es precisamente colocar al tapete del debate, la irrestricta libertad de información que los medios ejercen en la vida de las personas.

   La actuación es una forma de trabajo, que no difiere del resto de actividades remunerativas que todo ser humano escoge para ganarse el pan diario.  La única distinción únicamente descansa, que en ese tipo de trabajo, se tienen un contacto directo con el mundo exterior. Los fanáticos al cine, se identifican tanto con el personaje como por el artista que le presta su cuerpo y rostro, que se da una relación tal de empatía que se le coloca al actor o actriz, en un sitio preferencial, olvidando que también es un ser humano.

 

     Para que alguien llegue al pináculo de su carrera en Hollywood, ha tenido que atravesar muchos obstáculos, y caminar por muchos lados, para que sea conocido por el resto del mundo. Pero al igual que todos nosotros, por sus venas les corren sangre y llenos de tantos defectos como pueda ser imaginado.  Ellos devengan buenos ingresos, y tienen la fortuna de obtener bienes y servicios que muchos solo podríamos soñar, lejos de la maquina de los sueños que es Hollywood, pero más sin embargo, muchos de ellos viven en forma tormentosa y agitada, pues la fama es una píldora que avivan las emociones y distorsiona la realidad, la cambia, la modifica; y se vuelve tan adictiva que pensar en perderla o dejarla, atormenta y tortura, presionando por más y más oportunidad de seguir con ella.

 

¿Tendrá Wynona Ryder, la madera suficiente para continuar en su carrera?

 

   Solo el tiempo no los dirá. Hay guionistas que escriben pensando en una artista en particular, pero también desafortunadamente están al tanto de las últimas noticias del mundo del espectáculo: quien sigue vigente y a quien la gente sigue. De ahí, es conocido el rumbo que tomara la elección del elenco para una película o serie de televisión.  Patrick Dempsey, o David Caruso, no tenían futuro, según los más entendidos, luego de que cada uno vivieran buenos tiempos.  La vejez  – factor importante – llega más rápido de lo esperado, y el teléfono no suena tan seguido como se quisiera.  Sin el temple y optimismo necesario, ninguno de ellos, hubieran obtenido una nueva oportunidad en series de televisión, que los tienen como actores de carácter relevantes del último siglo.

  ¿Realmente me interesa saber si John Travolta, es gay? ¿Si lo fuera, tal opción sexual, vendría a desaparecer años de brillante carrera, desde Fiebre de Sábado en la Noche, Vaselina, o Pulp Fiction, hasta Hairspray?  Por favor, centrémonos en John Travolta, el actor, no el ser humano. Si me interesa conocer el desempeño de su carrera, si habrá pronto otra película con él, o si ha fallecido, porque no habrá otro como él.  Eso es noticia para el público que sabe que lo que él hace es un trabajo, y que nadie con dos dedos en la frente, desearía que se haga público su vida privada. ¿Lo quisiera usted? ¿Desearía tener camarógrafos o periodistas, apostados en su casa, en la escuela de sus hijos, o en su oficina, esperando por sus errores?

 last shot

   El error más grande del periodista, es creer que invadir la privacidad de un ser humano, lo hace mejor profesional cada día.   Tal acto se asemeja a la de un sujeto que invade una propiedad ajena sin permiso.  Cuando el actor o actriz, sale del estudio de filmación, ha dejado su lugar de trabajo, e ingresa a su vida privada.  Hasta ahí termina el derecho de información de los medios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: